Sistema energético animal. Conoce a tu mascota



Al igual que los humanos, los animales tienen un sistema energético formado por los chakras, el sistema de canales, la matriz etérea y el cuerpo etérico como parte del aura, que también ellos poseen aunque algo más básica que la humana. Mientras que rigen las mismas áreas físicas, los chakras de los animales, sin embargo, se han desarrollado o han evolucionado de forma ligeramente diferente a la de los seres humanos.

Los estímulos externos, tanto positivos como negativos, tienen un enorme efecto sobre sus chakras y dejan su marca en el aura ya que ellos están constantemente absorbiendo información sensorial, de forma más intensa que en el caso de las personas, debido a su dependencia del instinto de supervivencia.

Veamos más de cerca el sistema energético animal por partes.


Conocer el sistema energético animal

La Matriz Etérea es un doble exacto de su sistema físico, una capa energética que recubre todos los órganos, músculos, tejidos, arterias, etc. como hace el cuerpo etérico (primera capa del aura) sobre el conjunto del cuerpo físico, pero a nivel interno, envolviendo todas las partes del interior del cuerpo del animal. La Matriz Etérea está formada por la energía vital que llamamos “Prana” o “Chi” y se distribuye a lo largo del cuerpo a través de los sistemas de canales.

El Sistema de Canales es toda una red de vías energéticas, también llamadas “meridianos”, que recorren el cuerpo y a través de las cuales circula la energía Chi o Prana. A lo largo y ancho del cuerpo del animal, cientos de canales de energía transportan por todo el organismo las fuerzas vitales necesarias para su supervivencia.

El Cuerpo Etérico es la primera capa del aura en su parte inferior y sirve de molde energético para el cuerpo físico. El cuerpo etérico atrae energías del exterior (del sol y de la tierra), las acumula y, a través de los chakras y del sistema de canales, las conduce al cuerpo físico en un flujo vital ininterrumpido.

Además de suponer una protección natural, el cuerpo etérico sirve de intermediario entre los cuerpos energéticos superiores y el cuerpo físico, transmitiendo al cuerpo mental y al emocional las impresiones captadas por los sentidos corporales.

Además de éste, el Aura del animal cuenta con 7 capas más, correspondiendo cada una a los distintos centros energéticos que veremos en detalle más adelante. En las diferentes capas del aura del animal se encuentran sus patrones de conducta, los esquemas de comportamiento grupal, las emociones y, al igual en el caso del aura humana, bloqueos energéticos que se han ido acumulando según las experiencias que ha ido viviendo.

Los Chakras son vórtices energéticos que se ubican en el cuerpo sutil del animal. Todos los animales tienen un campo electromagnético, aunque cada especie tiene diferentes estructuras energéticas. El ser humano tiene 7 chakras principales, pero un estudio de Margrit Coates, experta sanadora, ha descubierto un octavo chakra en animales, el Chakra Braquial o Llave.

Las funciones de los chakras son la recepción, acumulación, transformación y distribución de energía, y su cometido es mantener la salud física, mental, emocional y espiritual equilibradas. De hecho, las enfermedades y trastornos de la salud son el resultado del desequilibrio en los chakras.

Además de los 8 chakras principales, el cuerpo energético de los animales cuadrúpedos cuenta con 21 chakras secundarios que gobiernan los sistemas sensoriales; el más importante se encuentra en el puente de la nariz y es el responsable del sexto sentido animal, mientras que el resto se reparte entre otros lugares en la cola y las orejas.

Además los animales tienes 6 chakras adicionales llamados bud chakras (según terminología de Margrit Coates); estos están localizados en la base del pie y de las orejas, son grandes receptores de energía sutil y de corrientes telúricas (a través de ellos nuestras mascotas saben siempre cómo encontrar el sitio de mejor energía donde echarse). Todos estos chakras son centros de energía más pequeños pero no menos importantes, ya que son especialmente receptivos a las vibraciones sutiles de energía (como los cambios de clima o la amenaza de tormenta o huracán, así como de otros peligros inminentes).


Los chakras principales

Veamos uno por uno los 8 chakras principales del sistema animal, de manera que podamos identificar cuándo nuestra mascota podría estar sufriendo una disfunción en alguno de los centros energéticos.


El Chakra Raíz está situado en la base de la columna vertebral y se asocia con problemas de supervivencia y salud física. Si observas que tu mascota se muestra temerosa o huidiza, perezosa o excesivamente inquieta, a veces lenta y con falta de peso o presentando problemas con la comida, tienes razones para pensar que su chakra raíz no está funcionando correctamente.

El Chakra Sacro se situa en la zona lumbar, entre la cola y la mitad de la columna vertebral. Rige la sexualidad y las emociones en relación al grupo o la manada, e influye en la reproducción. Este centro puede verse negativamente afectado por la castración y la esterilización, así como por separar a una madre de sus crías demasiado pronto o separar al animal de sus compañeros. La respuesta a un bloqueo en este chakra suele ser de hipersensibilidad, podría gemir sin razón física aparente o sentirse solo.

El Chakra Plexo está situado en la mitad de la columna vertebral y representa el poder personal y el dominio. En los animales domesticados es un centro que se desequilibra fácilmente ya que no se les permite tomar sus decisiones libremente. Es posible que esto se manifieste en forma de agresividad, tendencia a dominar, no tener entusiasmo por la vida o incluso una retirada emocional. Si tu mascota parece deprimida, probablemente presente un desequilibrio en este centro energético.

El Chakra Corazón se ubica en el centro del pecho. Representa el amor y la compasión, y rige las relaciones con el entorno. Es aquí donde tu animal libera el resentimiento y la rabia contenida en caso de tenerla. Cuando observamos que el animal está triste, o cuando hay demasiada necesidad de interactuar con otros animales, o en el caso de celos o nerviosismo alrededor de otros animales, suele haber un desequilibrio en este centro energético.

El Chakra Garganta está situado en la garganta y rige la comunicación animal. Si tu mascota tiene este centro disarmónico, se mostrará o muy ruidosa o muy silenciosa, ya que cuando este chakra está desequilibrado el animal no es capaz de expresarse o se vuelve demasiado ruidoso por la frustración de la mala comunicación.

El Chakra Pineal se localiza en el centro de la cabeza, justo encima de los ojos. Representa el pensamiento (sí, efectivamente ellos también piensan, aunque no de la misma forma que los humanos), las emociones y la autoestima de los animales, y está relacionado con su capacidad de aceptar las circunstancias. Si tu mascota presentan una actitud distante o distraída, podría tener una disfunción en este centro; cuando esto ocurre también pueden tener dolores de cabeza y problemas de vista.

El Chakra Corona está localizado en la parte superior de la cabeza, entre las orejas. Este chakra es su enlace con el espíritu grupal (los animales no poseen un Yo Superior propio sino uno grupal para toda la especie) y controla cada aspecto del animal, el cuerpo y la mente. En caso de desequilibrio, tu mascota mostrará señales de depresión y no querrá relacionarse con su entorno, además no querrá que se le toque en esta zona, se mostrará depresiva y retraída.

El Chakra Braquial o Llave se encuentra a ambos lados del cuerpo, en la zona de los hombros justo encima de las escápulas. Se considera el chakra principal de los animales y sirve como enlace a todos los demás chakras principales. Los animales que tienen un vínculo fuerte y sano con los humanos generalmente tienen un Chakra Braquial vibrante, ya que éste es el centro que le permite conectar a un nivel más profundo con nosotros; si pones tus manos en ambos chakras la energía fluirá entre tu mascota y tú. Si al hacerlo se muestra reacio a ser tocado, hay posibilidades de que este centro presente algún desequilibrio o tenga algún bloqueo.


Mantenimiento del sistema energético de tu mascota

Los animales tienen sus propias formas de mantener su sistema energético en buenas condiciones hasta cierto punto. A veces vemos a nuestras mascotas frotar su cuerpo contra un árbol, rodando por el suelo o incluso contra su animal compañero o amigos humanos; esto lo hacen para estimular un determinado chakra o incluso como forma de autocuración.

Nosotros, como cuidadores y familia suya que somos desde el momento en que tomamos la responsabilidad de aceptarlos en nuestras vidas, podemos ayudar a nuestras mascotas a mantener sus sistema energético en buen estado. Una forma de ayudarles es a través de técnicas de sanación como el Reiki para animales o la lectura de Registros Akáshicos especializada en animales, mediante la cual es posible eliminar los bloqueos de las distintas partes de su cuerpo energético. (Ver sanación de mascotas)

Ésta es una forma muy aconsejable para eliminar los mayores problemas de su sistema, pero para un mantenimiento de su salud energética hay ciertos ejercicios que nosotros mismos podemos realizar y que no solo les ayudarán a sentirse más relajados sino que también contribuirá a estrechar el lazo que nos une.

Una de las cosas que más beneficia su salud es que tú mismo estimules sus chakas con tus propias manos; todos podemos transmitir energía curativa a través de nuestros palmochakras (los chakras de las palmas de las manos) y tú puedes hacerlo simplemente apoyando tus manos en tu mascota con la intención de transmitir esa energía fresca, amorosa y curativa. También puedes acariciarlo o darle un masaje, sirve igual y tu animal seguro que te hará saber sus preferencias.


No le impongas tu voluntad porque entonces no le estarás ayudando, deja que él/ella te guíe. Si ves que se pone inquieto o se muestra incómodo, deja esa parte del cuerpo y dale libertad de movimientos; si en cambio bosteza o incluso suspira te está indicando que le gusta lo que le estás transmitiendo, que le produce relajación y placer y por tanto quiere que sigas.


Ellos también nos cuidan

Los expertos en el tema aseguran que algunos animaes, como los gatos, limpian los chakras de sus dueños y que, al igual que los humanos, ellos también meditan. En este sentido, el ronroneo es una técnica de meditación gatuna, pero también lo usan para curarnos bloqueos y estabilizar nuestro sistema energético, ya que la frecuencia vibratoria del ronroneo es altamente sanadora.

Por otra parte, parece ser que los gatos son maestros en el trabajo con el Tercer Ojo o sexto chakra. Si tenemos un gato en casa, recibiremos esa fuerza canalizada que nos ayudará a ser más conscientes y desarrollaremos más fácilmente la intuición. Además nuestros amigos felinos, como guardianes del plano astral, nos protegen durante el sueño por la noche mientras dormimos (ni que decir tiene que es totalmente recomendable dejarlos dormir con nosotros, es bueno para estrechar el vínculo y para la salud de ambos, animal y humano).

La comunicación intuitiva con los animales es posible si somos capaces de ponernos a la altura de su nivel vibratorio, que es justamente el del chakra del corazón. Es fácil entender entonces porqué nos conmueven tanto y porqué los animales que conviven con nosotros parecen “sentir” nuestro estado de ánimo. El vínculo que mantienes con el animal con el que compartes tu vida es mucho más que el del dueño y su mascota, es una unión sagrada y sanadora a todos los niveles que nos ayuda tanto a humanos como a animales a evolucionar como especie.