El salón: un área de interacción



El salón o la sala de estar es probablemente la estancia donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo consciente en casa. Esto hace doblemente importante el conseguir un ambiente agradable donde las energías puedan fluir adecuadamente.

Qué evitar

La propia estructura de la casa y, concretamente, la forma en que esté contruído el salón, a veces plantea retos más o menos difíciles de solucionar. Debemos prestar atención al flujo de energía de nuestro salón para contrarestar las corrientes de energía excesivamente rápidas y los estancamientos.

Algunos de estos retos serían dos puertas o una puerta y una ventana enfrentadas, techos inclinados o una mala iluminación. Si podemos elegir nuestro nuevo hogar evitando estas situaciones, tanto mejor, pero si no podemos evitarlas siempre hay herramientas que el Feng Shui proporciona para contrarestarlas.

Curas Feng Shui

Tu salón no es una sala de exposición, es una habitación para "estar", un área de relajación y bienestar, de interacción con tu familia y amigos, de esparcimiento y disfrute. Lo importante es que te sientas agusto en ella, no que las visitas la admiren mientras no se atreven ni a reclinarse cómodamente en el sofá.

Sin embargo la comodidad no está reñida con el orden y la limpieza, es muy importante mantener este espacio libre de amontonamientos, bien ventilado renovando el aire periódicamente, limpio y bien iluminado. La luz natural debe llenar el espacio tan a menudo como el aire fresco y renovado para mantener las energías sanas.

A la hora de elegir los colores, que determinarán en gran medida el ambiente, es aconsejable descubrir antes en qué área del mapa bagua está situado tu salón; una vez lo sepas podrás hacer predominar las formas y colores que energeticen la zona y resuenen con el elemento asociado.

Ojo, no debes excluir el resto de los elementos ya que provocarías un desequilibrio en las energías; da predominio a los elementos correspondientes sin olvidar que el resto de elementos sirven de apoyo y dan equilibrio al conjunto.

Consejos

Lo ideal es conseguir una sala de estar acogedora y acorde con tus gustos; de nada sirve un lugar técnicamente acorde con las reglas del Feng Shui si no estamos cómodos en él y no nos sentimos identificados con el espacio donde pasamos una parte importante de nuestra vida. Crea un lugar donde olvidarte de las tensiones y disfrutar de tu tiempo, un entorno agradable donde te apetece estar, rodeado de los objetos que te gustan.

Te propongo experimentar, cambiar los muebles de sitio, deshacerte de ese adorno que no te convence, pintar una pared de ese color que adoras y añadir velas, flores o lo que se te ocurra para que tu salón hable de ti. Al final solo tú sabes qué se adaptará mejor a tus propias energías.