Feng Shui: El dormitorio, espacio de recuperación




El dormitorio es el lugar donde nuestro cuerpo se recarga tanto a nivel físico como energético, donde se libera de las tensiones diarias y obtiene, mediante el descanso y el sueño, la energía necesaria para el nuevo día. Es por ello que debemos mantener este espacio libre de energías negativas o exceso de actividad energética. He aquí algunas pautas a seguir para lograr un dormitorio que nos ayude a descansar y recargarnos.




Qué evitar

En general hay que evitar toda actividad que implique energía activa, especialmente si ésta es negativa (totalmente contraindicado discutir en el dormitorio), como llevar el trabajo a la cama, ordenador incluido, hacer ejercicio o usar aparatos eléctricos como la televisión, el móvil, etc. Cuantos menos aparatos haya en la habitación, menos influencias electromagnéticas recibiremos y mejor será nuestro descanso.

La cama es el elemento principal del dormitorio y hay que evitar todo lo que obstaculice el libre fluir de energía a su alrededor, por lo que eliminaremos los objetos que haya debajo o encima, y evitaremos colgar objetos del techo que caigan sobre la cama. Es conveniente evitar pegar la cama a una pared ya que dificulta el flujo de energía.

Ejemplos de dormitorios con "mal feng shui", con colores estridentes o mucho azul, espejos frente a la cama o techos inclinados, el cabecero bajo la ventana, grupos de tres o vigas  sobre la cama.

Procura no saturar el dormitorio de objetos y dejar solo los muebles que realmente uses, pues todo objeto que no tenga un uso acumula energía estancada. Hay algunos elementos especialmente perjudiciales para la energía de esta estancia: Los espejos implican energía activa, con lo que será mejor evitarlos aquí, asimismo todo lo relacionado con el agua (cuadros con agua representada, fuentes, los colores azul y negro, las formas onduladas...) Restringir el uso de objetos religiosos y de imágenes de personas es recomendable, y por supuesto hay que evitar los amontonamientos de ropa y otros objetos, que estancan la energía.

A veces no nos es posible evitar ciertos elementos por formar parte de la estructura de la casa, pero es preferible prescindir de techos inclinados, vigas en el techo, puertas y ventanas enfrentadas entre las que se produce una corriente de energía rápida perjudicial, y colores fuertes en las paredes, especialmente cerca de la cama.

Curas Feng Shui

Para conseguir un ambiente relajado, es preferible usar colores suaves y calmantes tanto en paredes como en cortinas, ropa de cama, etc. Los colores de la piel en todos sus tonos son perfectos para el dormitorio, usa colores del marrón al crema pasando por los tostados, rosados, melocotón, beige, etc.

El número dos es obviamente el más indicado en esta estancia; trata de usar parejas de objetos (nunca grupos de tres ya que atraerías la energía de una tercera persona a la relación), como dos mesillas de noche, dos cuadros similares, una pareja de estatuillas, un par de flores, dos velas...

Si usas cuadros, que sean de paisajes relajantes que no contengan agua. Procura que la luz entre regularmente en la habitación y contar con una iluminación suave cuando no es natural. Ventila regularmente y mantén la estancia limpia y ordenada. Asegúrate de que el colchón es de calidad y remplázalo si es muy viejo, pues puede absorber energías que quedan estancadas con los años.

Consejos

Quien mejor puede decir si su dormitorio es o no apto para el descanso y la relajación es la persona que duerme en él; haz algunos experimentos y comprueba cómo duermes mejor, qué te procura mayor descanso y una relajación más eficaz y duradera, hasta encontrar tu fórmula perfecta.