Lectura de Registros Akáshicos (I) Limpieza energética



Hace tiempo publicamos un artículo sobre los Registros Akáshicos o Crónica de Akasha, donde ya se mencionaba el tipo de información a la que podemos acceder abriendo estos archivos:

El acceso a los Registros Akáshicos sirve para conocer nuestras vidas pasadas; esta creencia es cierta, pero solo parcialmente, ya que en los registros no solo podemos encontrar información acerca de nuestras vidas anteriores sino otros muchos datos que nos pueden ser de ayuda en la comprensión de quiénes somos y por tanto en nuestra evolución. Nuestra misión vital, lo que hemos venido a aprender y tenemos para ofrecer a la Humanidad, lo que nos impide crecer o bloquea nuestra evolución, los retos que se nos pueden presentar en la actual encarnación, lo que no conseguimos aprender en una vida anterior o las capacidades que sí logramos y no estamos aprovechando… Todo esto y mucho más podemos encontrar consultando nuestros registros, cualquier inquietud que seamos capaces de imaginar y que nos ayude a evolucionar espiritualmente puede obtener respuesta cuando consultamos la memoria cósmica.

Una de las cosas que se pueden hacer a través de la lectura de los registros akáshicos de una persona es una limpieza energética. Ésta es una práctica que está cada vez más extendida entre los sanadores energéticos y por eso me gustaría, en este artículo, hablar un poco sobre ella y contaros cómo funciona. 

Proceso de lectura de registros para limpieza energética

Este tipo de lectura está enfocada en investigar bloqueos o disfunciones energéticas, sí como en examinar los problemas que pueden estar bloqueando nuestro camino y sanarlos para facilitar nuestro avance y evolución. Siguiendo un protocolo establecido de preguntas, se obtiene (previo permiso) del Yo Superior de la persona en cuestión, la información sobre cada uno de los bloqueos que existan y que ese Yo Superior considere oportuno tratar. A partir de la información canalizada en la lectura de registros, se identifican los bloqueos y posteriormente se realiza la limpieza energética.

Durante la lectura se realiza un repaso a los diferentes componentes energéticos que forman el ser y que principalmente son los chakras, el aura y los cuerpos sutiles. Normalmente el sistema energético, debido a muy diversas causas, se va llenando de sustancias de baja vibración, enganches, bloqueos en las distintas capas o en los chakras que lo forman, que dificultan el libre fluir de la energía y el buen funcionamiento de los centros energéticos. La mayoría de problemas se manifiestan como desórdenes energéticos de varias clases que, según su localización, bloquean o crean problemas en una o más áreas de nuestra vida.

Así pueden aparecer bloqueos de todo tipo, como entidades enganchadas en cualquiera de los cuerpos sutiles, impresiones energéticas, formas de pensamiento negativas que se han "endurecido" en una determinada capa del aura, fugas de energía, chakras desequilibrados, enganches a una red de energía negativa, incluso problemas procedentes de vidas anteriores o residuos kármicos de asuntos ya resueltos que han dejado un poso energético en alguna parte del sistema de la persona. Todos estos problemas o bloqueos pueden no solo identificarse sino también sanarse con una limpieza energética a través de la lectura de registros akáshicos.

¿Y cómo nos hacemos una lectura de registros para eliminar bloqueos? Pues eso os lo contamos en un artículo posterior ;-)

¡Salud energética a todos!